The Odissey of a Hanyou – Chapter 1

The Odissey of a Hanyou – Chapter 1

bleach-chibi-chibi-8861572-351-500¡Vaya!. Esta será mi primera y única historia, ahora que puedo hacerla. Estoy seguro que será larguísima. Tanto que ni yo mismo me puedo hacer una idea. Pero siempre trataré de mantener el estatus (¿Si lo hay? ó ¿lo hubo?)

También la frecuencia de la actualización, que será en menor tiempo dependiendo de la aceptación del trabajo. ¡Pero no malentiendan! Acabaré esta aventura aunque tenga que terminarla desde la misma tumba.

Para que se hagan una idea, será un crossover ENORME. Entrarán todas las series que me pincharon en su momento, y aclaro que trataré los saltos de una a otra tengan el mayor sentido. ¡Yo también soy exigente!, ¿Saben?

Espero que les guste, y críticas de todo tipo no duden en tirarlas. Ya las veo: “¡Eso es imposible!” “¡Demasiado OP!” ¿O tal vez sean todas o la mayoría buenas? Ojalá. ^^


line-break-image

The Odissey of a Hanyou

ー Chapter 1 ー

line-break-image

El viento sacudía ligeramente las hojas de los árboles en el bosque. Mientras el sol se disponía a ocultarse en el horizonte, el día de los habitantes en la aldea de la abuela Kaede tocaba ya a su fin en un bonito atardecer.

Había pasado algo más de tres años desde que vivían sus vidas con relativa paz, sin ataques de guerrilleros, ni rumores de guerras civiles, ni ningún ataque de algún youkai, a propósito o despistado, y es que con la presencia de la miko Kagome e Inuyasha era muy difícil. Al parecer los seres sobrenaturales evitaban por instinto el acercarse a la aldea. Eso sin contar al hábil monje y la exterminadora que vivían también allí. Era ya algo del pasado.

Inuyasha era un Hanyou, un ser híbrido, nacido de madre humana y padre Youkai. Los Youkais eran temidos por el resto de las criaturas por su agresividad, longevidad y habilidad, entre otras cosas. Pero al ser un Hanyou, Inuyasha tenía facetas y un lado humano aunque le costara demostrarlo, más que a su mujer Kagome y sus amigos.

Kagome era la miko o sacerdotisa del lugar. Habiendo vivido toda una historia de amor aventuras, desilusiones, tristeza y felicidad, todo junto, en compañía de Inuyasha y sus amigos Miroku, Sango, Shippou y Kirara, persiguiendo a Naraku, ahora que éste había sido destruido, y junto a él, la Shikon no Tama, Kagome también pasaba por un periodo de paz, y mucho más ahora que había regresado a ésta época luego de tres años de ausencia, podía decir que era feliz.

Pasaban los días ayudando a los aldeanos, viviendo la vida de la época. Siempre disfrutando cada momento juntos y a sus amigos. El monje Miroku y Sango se habían casado y tenían 3 hijos. Shippou iba y venía de la aldea de cuando en cuando. Kirara viajaba por el país junto a Kohaku, el hermano de Sango, ayudándolo a exterminar Youkais problemáticos. Rin vivía junto a la anciana Kaede, y de vez en cuando recibía visitas de Sesshoumaru, el hermano de Inuyasha. A éste nada le sacaba de la cabeza que su hermano era un asaltacunas. Pero como los Youkais eran más longevos que los humanos, Sesshoumaru sólo debía esperar lo suyo para poder reclamar a Rin como su mujer, igual que el padre de ambos había hecho con la madre de Inuyasha.

La tranquilidad se respiraba desde hacía dos meses, más o menos, cuando Kagome regresó de su época para vivir junto a Inuyasha. Los tres años que pasaron separados habían sido tranquilos, pero dolorosos para ambos. El no verse había sido una agonía mientras cada uno trataba de representar su papel lo mejor posible. Pero al regresar Kagome los días de Inuyasha se llenaron de luz una vez más, similar a los días que vivió con Kikyou, hacía ya tanto tiempo.

Pero justo en aquél atardecer de una noche cálida de verano, en que Kagome ya tenía dos meses viviendo con Inuyasha, su pacífica noche se orientaba a comenzar con un mal presagio.

Estaban todos sentados alrededor del fuego en casa de la anciana Kaede: Kagome, Inuyasha, el monje Miroku, Sango, sus tres inquietos hijos, la ahora ya no tan pequeña Rin y la anciana Kaede; compartiendo ese cálido anochecer de verano, con aquella felicidad que irradiaba Inuyasha desde que Kagome regresó, compartiendo sus vivencias del día y de la vida en la aldea, hasta que de pronto todos sintieron aquella ominosa presión sobre sus cuerpos.

line-break-image

Escrito por: MA0U

Para ver la historia completa, visite la web del autor:
https://www.fanfiction.net/s/11113034/1/The-Odissey-of-a-Hanyou

 

5 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *